Los nuevos modelos de la globalización y el futuro de Panamá

hhla__carsten_dammann.jpg.thumb

El país debe estar pensando además en una estrategia digital que le permita al sector logístico estar más preparado para competir internacionalmente a través de Industria 4.0, las plataformas digitales y los servicios digitales

Fuente: Análisis económico periódico semanal del Economista Eddie Tapiero 23/10/2017

El proceso de globalización por el cual se integran los mercados, las personas y las culturas, no es algo un fenómeno reciente, sino que el mismo viene desde la antigüedad. Un ejemplo de esto es que se califica como globalización al período cuando se integraron las civilizaciones de Mesopotamia y la Hindú y también cuando se integraron las civilizaciones de China y la Europea: en esos entonces, ese era el mundo que se conocía. Se dice que la globalización retomó un auge en el 2001 con la entrada de China en la OMC, pero parece haberse detenido después de la crisis del 2008. No obstante, en todos los casos el resultado fue el mismo: ocurrió un aumento en el comercio, cambios en el sistema económico y un enriquecimiento de la cultura mundial. Pero esta tendencia no ha sido lineal. El desarrollo de la globalización es influenciado tanto por los cambios tecnológicos como por los de la ideología general, especialmente el de las potencias dominantes del entorno.

Los tecnócratas dicen que la globalización es impulsada por una baja en los costos de transporte que resultan por mejoras tecnológicas. En la parte marítima esto se observa en la evolución de los buques que pasan de una propulsión de vela hacia una de vapor y más tarde, a una que utiliza bunker. Las economías de escala que proveen los buques, aunadas a una mayor velocidad de entrega en los mercados, resultaron en un aumento en el volumen de intercambio de bienes a nivel internacional. Pero la tecnología es solo una parte de la ecuación.

De nada sirven las mejoras tecnológicas si no existe el deseo de intercambiar bienes. Mucho del impulso de la globalización en los distintos períodos fue causado por el deseo de las potencias de buscar nuevos mercados para sus productos y para obtener fuentes de materias primas. Esto se observa, especialmente, durante el período del imperialismo europeo. Pero hay momentos en el cual parece que la globalización se detiene. Durante la Edad Media, el siglo diecisiete (por guerras e ideas mercantilistas en Europa) y más recientemente, durante la crisis global de 1929 se pueden observar períodos donde los países se enfocan hacia adentro y el proceso de globalización se detiene. En cada uno de estos períodos, ocurrió una batalla ideológica entre las “fuerzas de integración de la globalización” y las “fuerzas del proteccionismo” que impulsan a mirar hacia lo interno de los países. Pero hoy día tenemos algo diferente.

descarga

El ascenso de los gobiernos autócratas como el de Trump y el de Putin, los eventos como el Brexit y más recientemente el referéndum de Cataluña y el aumento en restricciones al comercio impuestas por varios países, parecen indicar que el paradigma emergente es el de proteccionismo. El Fondo Monetario Internacional en su reporte de septiembre 2017 indicó que aunque las perspectivas económicas han mejorado, el riesgo del proteccionismo se mantiene y que el mismo puede limitar la velocidad de expansión económica en los próximos años. No obstante, un reporte reciente de la consultora Mckinsey indica que la integración digital y el flujo de comercio de servicios digitales están creciendo de manera exponencial a nivel global. De acuerdo a Mckinsey, el acceso al comercio digital le ha abierto las puertas a todo el mundo desde los países emergentes hasta las pymes y añade que el comercio electrónico que en 2014 representaba cerca del 12% de las transacciones globales.

Entonces, ¿qué es lo que sucede con la globalización? ¿está avanzando o se está deteniendo? La respuesta a esta pregunta es importante para Panamá porque el país está apostando a la logística y los resultados dependerán del futuro de la globalización.

Sigue leyendo

La digitalización de las PYME’s

corporate

Con frecuencia pensamos erróneamente que son sólo las grandes empresas las que deben dar el salto a lo digital sin percatarnos que la nueva realidad está cambiando radicalmente a los negocios sin importar su tamaño.

Es imperioso trabajar, no importa la intensidad, en un proceso de cambio que el medio larazon.es resume en cinco pasos:

  1. Capacitación hacia las competencias digitales: Conocer cómo la tecnología, internet y las redes sociales han cambiado tanto el entorno de las PYME’s como las relaciones con los clientes
  2. Estrategia digital: La tecnología tiene que alinearse con los procesos clave en aras de crear una nueva cultura digital. El modelo organizativo ha de rediseñarse, situando al cliente en el centro
  3. Transformar la organización: Encaminarse hacia una nueva forma de pensar y de desarrollar ideas. Implantar redes sociales privadas, diseñar entornos colaborativos de trabajo, implantar estrategias de «Experiencia del Cliente» y esforzarse para la detección, captación y desarrollo de talento
  4. Diseño: La hoja de ruta hacia la digitalización debe diseñarse mediante un modelo de clasificación de clientes y prospectos con criterios CRM; de la web, el blog y otros canales digitales; de un plan de social media y reputación digital; de un plan de negocio digital y de indicadores claves y cuadros de mando
  5. Gobierno: Establecer los parámetros de ejecución, plazos, hitos y, especialmente, de mejora continua

Si bien no es un proceso sencillo debe iniciarse sin demora en las PYME’s, en donde el involucramiento y compromiso de los dueños es clave para el éxito

digitapyme