La Transformación Digital No Es Un Proyecto, Es Una Forma De Operar

binary-code-2508931_1280

Por qué lograr un estado de agilidad de TI es una condición previa para crear resultados comerciales transformadores

Fuente: Forbes – Traducción y Ajustes: Néstor Altuve

A pesar de continuar invirtiendo en la transformación digital (TD), muchas empresas no están viendo los resultados deseados.

Un estudio reciente de McKinsey & Company, por ejemplo, encontró que las inversiones en la nube de muchas compañías no les han ayudado a alcanzar completamente sus objetivos de transformación.

Al menos parte del problema es que la TD no se trata de una sola tecnología. Tampoco se trata en sí de lanzar más aplicaciones móviles, o migrar a la nube, o aprovechar el aprendizaje automático o la mayoría de las otras cosas finitas que las personas asocian con esta.

La TD puede incluir todas esas cosas anteriores, pero el punto es que no es ningún proyecto ni una combinación de proyectos; es lograr un estado continuo de agilidad de TI que permita a una empresa adaptarse continuamente a los cambios en las preferencias del cliente y la dinámica del mercado.

Para ser claros, lograr un estado de agilidad de TI no transforma en sí mismo los resultados comerciales, pero como exploraremos en este artículo, es una condición previa para crear el apalancamiento para crear resultados comerciales transformadores. A medida que mejora la agilidad, también lo hace la capacidad de una empresa para aumentar la eficiencia; evolucionar cómo interactúa con socios, proveedores y clientes; y ganar dinero de nuevas maneras.

Esta agilidad comienza con la arquitectura de TI. Esto no significa la nube vs. servidor local, más bien se trata de la facilidad y agilidad con que las empresas pueden aprovechar y recomponer sus capacidades patentadas para diferentes propósitos.

La transformación digital requiere alcanzar un estado continuo de agilidad y capacidad de respuesta

Todas las empresas tienen activos digitales valiosos, ya sean datos o funcionalidad. Pero estas capacidades son sólo activos estratégicos si la empresa puede hacer cosas con ellas, es decir, si las capacidades se pueden aprovechar, reutilizar, combinar y compartir de forma segura con los socios, todo con poca fricción.

Esto significa que no siempre es importante dónde se ubica un servicio: en la nube, en un servidor local o en ambos a través de una configuración híbrida. Más bien, lo que a menudo es más importante es si la empresa puede trasladar el servicio a otro entorno si resulta ventajoso hacerlo.

Del mismo modo, puede que no sea tan importante que una aplicación móvil incluya cierta funcionalidad; lo más importante es la facilidad con la que esa funcionalidad se puede reutilizar o aprovechar para un nuevo propósito en el futuro. Y así es con todo lo relacionado al tema.

Este es un cambio significativo para las empresas, muchas de las cuales están más acostumbradas a los estilos de arquitectura monolítica en los que la funcionalidad dentro de una aplicación está estrechamente acoplada. Este enfoque dificulta la actualización de una aplicación sin romperla o utilizar una sola pieza de funcionalidad dentro de la aplicación para nuevos proyectos. También dificulta que los desarrolladores trabajen sin impactar entre sí, lo que limita su velocidad general, autonomía y capacidad para presentar nuevas experiencias digitales a los clientes.

La clave de la agilidad y de los resultados empresariales transformadores que puede permitir es desacoplar este tipo de dependencias.

¿Cómo se ve una arquitectura ágil?

En lugar de crear aplicaciones monolíticas, las empresas con conocimientos digitales construyen cada vez más pequeños microservicios de una sola función y luego ensamblan numerosos microservicios para crear aplicaciones y experiencias digitales. Estos microservicios desacoplan la funcionalidad de la aplicación y, dado que cada uno se puede implementar de forma independiente, los desarrolladores pueden trabajar sin interferir entre sí.

Esto permite pasar de grandes equipos de desarrollo a equipos más pequeños, más rápidos y más independientes. Estos equipos de desarrollo paralelos pueden construir y lanzar más rápidamente nuevas características y experiencias, aprender de ellas e iterar rápidamente, aumentando el ritmo general de innovación de la empresa.

Sin embargo, los desarrolladores deben poder acceder a estos microservicios, lo que plantea el papel de las interfaces de programación de aplicaciones (API).

 El rol de las API

Las API desacoplan la complejidad de back-end del desarrollo de front-end, abstrayendo esa complejidad en una interfaz que los desarrolladores pueden usar para nuevas aplicaciones y experiencias, incluso si no están familiarizados con las minucias técnicas subyacentes.

Esto no solo facilita el intercambio de microservicios entre equipos y socios externos, sino que también puede inyectar agilidad en un entorno heterogéneo de diferentes sistemas y tecnologías de diferentes épocas.

Es improbable que una empresa descomponga todas sus aplicaciones monolíticas en microservicios, por ejemplo, pero aún puede necesitar conectar esas aplicaciones más antiguas a tecnologías más nuevas, un caso de uso para el cual las API son perfectas.

Una arquitectura de acoplamiento flexible orientada a contenedores, API y microservicios puede, cuando se gestiona adecuadamente, facilitar a las empresas el aprovechamiento de sus activos digitales.

Los microservicios a menudo se asocian con contenedores, lo que plantea otra oportunidad para generar agilidad a partir de arquitecturas modernas. Los contenedores desacoplan aplicaciones tanto del hardware subyacente como de los sistemas operativos, lo que es un avance significativo sobre las técnicas de virtualización que solo desacoplan las primeras.

Esto puede desbloquear muchos beneficios. Cuando los desarrolladores escriben microservicios en contenedores, por ejemplo, no tienen que preocuparse por incluir código para políticas, ya que estos pueden implementarse en masa en los recursos compartidos del sistema operativo a nivel de contenedor.

Los contenedores también permiten un cierto grado de agnosticismo sobre qué tipo de servicios de hardware se ejecutan, lo que significa que las empresas ya no tienen que implementar múltiples servidores para múltiples aplicaciones y pueden mover más fácilmente los servicios entre entornos, como de una nube a otra o desde las instalaciones a una nube.

La importancia de las herramientas de gestión en una arquitectura ágil

Las arquitecturas de TI modernas permiten a los desarrolladores usar los activos digitales de forma más modular, aumentar la interoperabilidad entre diferentes sistemas y aumentar la portabilidad del software, pero también aumentan significativamente la complejidad. Esta complejidad significa que más allá de los microservicios en contenedores y las API en sí, las herramientas de administración son una pieza importante de un enfoque ágil y poco acoplado.

Por ejemplo, para mantener los servicios orientados al cliente en línea, una empresa puede tener que organizar miles de servicios, muchos de los cuales pueden estar alojados en diferentes lugares. Las herramientas de administración deben automatizar la comunicación de servicio a servicio, ya que es demasiado complejo depender de operadores humanos y deben proporcionar vistas coherentes, unificadas y holísticas del uso de API y microservicios en todos los entornos.

Del mismo modo, si una empresa quiere que sus desarrolladores aprovechen al máximo los microservicios y las API, no puede gravarlos con procesos pesados ​​de gobernanza, lo que significa que necesita formas de proporcionar autoservicio mientras mantiene el control sobre quién está usando sus activos; mantener una visibilidad integral de cómo se utilizan los activos; y cree respuestas y alertas automáticas para los equipos de operaciones y seguridad si algo sale mal.

Cómo la agilidad alimenta los resultados comerciales

Por supuesto, hay malezas técnicas más profundas en las que meterse, pero la descripción general anterior nos muestra cómo una arquitectura débilmente acoplada orientada a contenedores, API y microservicios puede, cuando se administra adecuadamente, facilitar a las empresas aprovechar sus activos digitales.

Esto lleva al problema final: convertir esta agilidad de TI en oportunidades para hacer crecer el negocio. Hay muchas formas en que esta agilidad puede manifestarse en una estrategia comercial, pero la participación en el ecosistema es uno de los ejemplos más interesantes e instructivos.

Las API hacen que sea fácil no solo para una empresa recombinar sus propias API para crear nuevas experiencias digitales, sino también combinar sus API con las de los socios. Muchas empresas utilizan las funciones de mapeo y navegación en sus aplicaciones, por ejemplo, pero la mayoría de ellas no construyen estas capacidades internamente, sino que combinan API de terceros, como Google Maps o Google Directions, con su propia tecnología. Una API de ubicación de tienda, tal vez.

De hecho, muchas de las experiencias más inmersivas de los clientes en la actualidad no son producidas por una sola compañía, sino por los servicios de muchas compañías que se unen a través de API para ofrecer el contenido u opciones correctas en el momento correcto.

Esto significa que, en lugar de asumir el costo total de construir y mantener la infraestructura necesaria para atraer clientes, como a menudo se requiere en el mundo físico, una empresa puede usar API para insertarse en los contextos digitales donde ya ocurren las interacciones de los consumidores. o aprovechar las API de los socios para aumentar las capacidades internas.

Cómo las grandes empresas están aprovechando las API

Por ejemplo, no hace mucho tiempo, una de las principales empresas de ventas y distribución de boletos de EE. UU. giraba en torno a las ventas telefónicas, las taquillas físicas y las aplicaciones propias como sus principales canales de venta. Todos estos son enfoques en los que la empresa tiene la responsabilidad de atraer clientes y asumir el mayor costo de ampliar su alcance. Pero en los últimos años, la compañía ha expresado capacidades como el descubrimiento de eventos y la compra de entradas como API, permitiendo que su negocio principal se inserte en experiencias digitales donde los posibles clientes ya están reunidos, como las plataformas de redes sociales.

O considere cómo Pitney Bowes ha evolucionado desde los medidores de franqueo físicos de antaño hasta las API de envío y logística, como aquellas para buscar direcciones conocidas o encontrar el costo de envío más barato, que pueden implementarse en una gama de aplicaciones de socios y exponerse a esas clientes de socios.

Observe cómo AccuWeather, al vender el acceso a sus API a través de varios modelos de suscripción, ha monetizado sus datos y ha ampliado la gama de desarrolladores que innovan con su propiedad intelectual.

Los ejemplos siguen y siguen, pero el punto es que estas evoluciones significativas en la forma en que operan estas empresas no se basaron solo en aplicaciones móviles finitas o migraciones en la nube, sino a través de arquitecturas desacopladas que facilitan la agilidad continua mientras mantienen el control y la capacidad de administración.

Piense en la Transformación Digital (TD) menos como un proyecto de tecnología y más como un estado de agilidad perpetua, siempre listos para evolucionar a los nuevos y novedosos requerimientos de los clientes. Eso será lo que indicará el camino correcto.

Fuente Original en Inglés Aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s